El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

IC SYDNEY

El Blog del Instituto Cervantes en Sídney

[Biblioteca] Más ayuda para elegir una película │ More help to choose a movie

La semana pasada os indicábamos que estamos señalando los géneros de las películas. Ahora estamos identificando también las películas en el catálogo. Dentro de la sección de “Bibliografías recomendadas” ahora se pueden consultar las películas por géneros. Podéis ir echando un vistazo desde este post y pinchar en cada imagen, se abrirá una nueva ventana del catálogo con las películas dentro de ese género.

DramaComediaCiencia FicciónRománticoAcciónTerrorMusicalSuspenseSocial y políticoFantasíaHistóricoWestern

Last week I wrote a post about how we are labelling the movies in the library by genres. Now, the library is identified those movies in the catalogue. In the section  “Bibliografías recomendadas” you see all movies by genres. It’s possible to have a look from this post and click in each picture, a new window will open showing those movies in the online catalogue.

[Biblioteca] Películas por niveles │ Movies by levels

¿Qué película puedo ver?

Peliculas por nivelesLos alumnos de español soléis preguntar si hay alguna película que podáis ver.  Además de recomendaros ver una película con subtítulos (en inglés para niveles iniciales y en español para más avanzados) ahora os ofrecemos elegir entre películas clasificadas por el nivel de español según el MECR (Marco común europeo de referencia para las lenguas).

En los catálogos especializados que os ofrecemos en la página principal del OPAC de la biblioteca (en la columna derecha) se encuentra: Películas por niveles. Aquí encontrareis películas recomendadas para los diferentes niveles: A1 y A2; B1 y B2; C1 y C2.


¿What movie can I watch?

Spanish language students use to ask if there is any movie in the library that they can watch. I recommended to see the movies with captions (in English for beginners and in Spanish for advancers). Also, you can choose between movies classified by MECR level (Common European Framework of Reference for Languages).

In the special catalogues we offer in the main OPAC Web page (right column), you can see: Películas por niveles, that’s means  “Movies by levels”. Here you will find movies recommended by different levels: A1 and A2;  B1 and B2; C1 and C2.

[Cultura] En el bar

El otro día, leí en un tuit algo del archivo del fotógrafo Jeff Carter en la National Library of Australia. Yo creo que lo leí en un tuit, pero no estoy seguro, cada día leemos sin leer tantos titulares de prensa, encabezados de correos, entradas de Facebook o tuits que no sé ya. Bueno, el tema es que pinché en el enlace o lo busqué en Internet y me fijé en una foto casi atemporal. Es la de unos hombres pasando una tarde de sábado en un bar, el único bar de William Creek. ¿Tú sabes dónde está William Creek? Es un poblado de menos de 5 habitantes en Australia Meridional. La población más cercana está a unos 200 km de distancia. Lo que se dice, en medio de la nada. El caso es que el pueblo cuenta con un ‘hotel’, retratado en la foto. Yo digo que el pueblo es el bar, y el bar el pueblo. En la foto de 1972 aparecen más de 5 personas, y da la sensación de haber mucha animación. Dime tú, en medio de la nada, un mundo que ni tú ni yo conocemos, o sí. Te dejo a ti que la veas y la interpretes. La escena me hizo pensar en la película ‘Bar El Chino’ del argentino Daniel Burak, que forma parte del próximo ciclo de cine que ponemos en el Cervantes de Sídney, “Cine en construcción”. Y en un libro que leí hará ya más de 15 años y que me viene ahora a la memoria, Les faux-monnayeurs, de André Gide. Me he preguntado siempre cuántos libros o películas se habrán gestado en un bar. Te animo a que vayas un día a un bar, un poco antes de que se llene, cuando el jolgorio aún no se ha convertido en algo cacofónico. Fíjate la próxima vez, cuando vayas, en esas personas que parece que llevan tiempo sin moverse, mírales con discreción a esos a los que el café o la cerveza les dura. Sí, ya quedan menos de esos bares en los que no te quitan el vaso del café (yo soy de los de beber el café en vaso) o de cerveza dando el último sorbo. Obsérvalos, te digo. Quizás sean ellos los que te estén observando para luego convertirte a ti y a los otros, y al bar mismo, en una novela o en parte de una película. No te desvelo mucho de la película de Daniel Burak para que vengas a verla, y para que luego le preguntes lo que quieras al propio director que estará con nosotros, en Sídney el 1 de septiembre, y en Melbourne el 4. La historia arranca cuando una periodista, Martina, quiere hacer un reportaje y va un día a un bar, al Bar El Chino, un boliche de Buenos Aires, y le gusta tanto que luego quiere hacer un documental. Para ello necesitará de la ayuda de Jorge, que tiene unas imágenes de cuando vivía el propietario, que se llama también Jorge, Jorge Garcés, “El Chino”. Bueno, a partir de ahí se desencadena la trama. Y lo que pasa es que estás viendo una película, casi como un documental de la historia de un bar, pero que a la vez estás viendo la historia de unos que quieren filmar la historia del bar. No sabes si estás viendo la película, la historia del documental o la de la grabación. Es como una película dentro de una película. Tú cuándo la ves sabes obviamente lo que estás viendo, pero es luego cuando uno se interroga si lo que ha visto es lo que es o es ficción, o ninguna de las dos cosas. Y esa misma sensación tuve cuando leí la novela de Gide. Uno lee una novela en los diarios de un escritor que está escribiendo una novela que se llama igual que la novela que está leyendo uno. Te produce una sensación inquietante cuando te percatas que lo que estás leyendo lo estás leyendo porque te lo deja ver el autor. Los diarios de Édouard, el escritor en la ficción, se los ha robado Bernard, y cuando Bernard los lee te das cuenta que quien los lee eres tú con él, con la complicidad de Édouard, o de Gide. El título es también desconcertante, Les faux-monnayeurs, los falsificadores. Ahora me pregunto yo si no serían tan ciertas las historias que pudieses contar tú de las fotos de Jeff Carter como las que pudiese contar él mismo. En fin, te dejo aquí, pero nos vemos pronto. Y charlaremos, si quieres, de este tema y de aquellas otras cosas pendientes que no me acabaste de contar la última vez. Sí, en un bar. Te toca invitar a ti. Cuídate. Siempre, JL

[Cultura] Comiendo palomitas

El otro día me quedé pensando qué sucedería si te diese una cámara de vídeo y me grabases todo el día, recogiendo las imágenes de lo que hago, donde estoy, con quien hablo, mis expresiones por la mañana, por la tarde… Me he dado cuenta que mejor que sea yo quien te grabe. No vaya a ser que me saques cosas que no quiero que se vean. ¡Ja, ja! Además tú eres una persona muy fotogénica, y te mueves con soltura, parece que se te daría bien estar al otro lado de la cámara. No te cogería posando, no te creas. Al natural. Con todo, me dejarías con el papelón de hacerte un retrato. Pongamos que tengo que resumir tu vida de una semana en una hora. Ya tendría que descartar algo, y haciendo eso estaría introduciendo un grado de subjetividad. Y qué pongo y qué saco, que cómo tomo eso, que si por aquí, que por "Programa de cine"allá, que con sonido ambiental, con música de fondo, con un poco más de luz, o menos, que la toma falsa, que ahora repetimos. Qué lío. ¿Tú no tendrás algo grabado de ti y de otras personas o historias? ¡Que no! Bueno, ¿ni con el móvil? Si ya, si grabar casi sabemos todos, pero hacer una película es más difícil. Ponte tú ahora a reflexionar lo que cuesta montar una película. El trabajo que supone. Que si un guión, que si los equipos de filmación, iluminación, vestuario, la fotografía, escoger a los actores, la interpretación, los efectos especiales, la música o el sonido, la edición, la producción, el dinero, la publicidad, la distribución. Nada, nada, déjaselo a los profesionales. Más vale que tú y yo sigamos siendo espectadores. ¿Has visto la programación de cine para los próximos meses? La semana que viene tenemos el ciclo “Universos lésbicos”. Cinco días intensos, entre el miércoles 27 de junio y el 1 de julio, sobre el mundo homosexual femenino. Seguimos, no te olvides, con las sesiones de “Matinés de cine en español”. Es nuestro cineforum. Los últimos jueves de cada mes. Nos gusta hablar de las películas que vemos y cómo las vemos. No te creas, a veces sucede que la gente ve una película distinta de la que has visto tú. Y para los niños, tenemos “Cuentos de nunca acabar”, el 28 de julio, sábado. Y del 28 de agosto al 1 de septiembre, “Cine en construcción”. Un programa que contará con la presencia del director argentino Daniel Burak, autor de “Bar el Chino”. Primero en Sídney, el 1 de septiembre, y el 4 en Melbourne. Ya ves que tenemos mucho cine para ver, de España y de Latinoamérica. Aprovecha también para ir al Spanish Film Festival que trae a Australia lo más actual del cine hecho en los países de habla hispana. Súmate a la fiesta de su 15 aniversario. Y saluda y felicita a Natalia Ortiz. ¡Cómo pasa el tiempo! Ya no tienes excusa para no atiborrarte de palomitas. Que sé que te gustan. Lo dicho, ven, vamos al cine pronto. Un abrazo, JL

[Cultura] De perdidos

El sábado pasado te perdiste una función genial. Ya te lo dije. Iba a ser buena y lo fue. En colaboración con la Embajada de Paraguay trajimos aquí al mismísimo José Gaspar, al doctor Francia, al autoproclamado “dictador perpetuo”. Me dirás que quien vino fue Jorge Ramos, y que él se vistió de José Gaspar, como en las fotos del Facebook. Y yo te digo que no. Que fue al revés. O más bien que eran la misma persona. Tuvimos aquí, en el Cervantes, a la encarnación del aquel personaje decimonónico. El que hablaba era él. Bueno, los dos, uno en boca del otro. Lo pasamos estupendamente. Te lo perdiste. Hablando de perdidos, estoy leyendo precisamente una novela que se llama así, pero en inglés “Missing”. Como sé que me corriges siempre, me adelanto y no es desaparecidos (‘Lost’). No realmente. No tiene que ver con la serie que están poniendo en el canal 7 aquí en Australia, no. Tampoco con la película de Costa-Gavras, no. Puede que tengan algo que ver. En el título ya lleva algo implícito o lo de Costa-Gavras por estar ambientado en los mismos países que el libro. El “Missing” que te hablo yo es una novela, escrita por del autor chileno Alberto Fuguet. Qué buena es. Va más de perdidos que de desaparecidos. Y te explico. Alberto Fuguet escribe una novela sobre su tío Carlos que un día desapareció sin dejar rastro. Quien habla es Alberto Fuguet sobre su tío Carlos Fuguet. Alberto vivió en su infancia en EE.UU., está en Chile y viaja a EE.UU. El Alberto del libro, igual. Lo estás leyendo, pero no sabes si es verdad o ficción. Sigo. Parece que el último rastro de Carlos Fuguet se perdió en EE.UU. Y su sobrino se empeña en buscarlo, en hallarlo, en encontrarlo. El libro habla de sus otros familiares, de la relación que tenían con Carlos. El libro habla de las reflexiones en primera persona sobre su vida, su entorno, sobre su pasado, de Chile, de EE.UU. Habla de muchas cosas. Está brillantemente escrito. Con buen ritmo. Muchas referencias al celuloide. ¿Sabes que Alberto Fuguet fue/es crítico de cine? El libro tiene una estructura también que está muy bien. En el subtítulo de la novela dice entre paréntesis “una investigación”. Lo parece. Es casi como una búsqueda de algo más que de alguien. Léetela y hablamos. Te va a gustar. Te digo que cuando estás leyendo dentro del libro te vas encontrando cartas, anotaciones a mano, entrevistas, y después una parte genial titulada “The Echoes of his Mind. Carlos talks”. Sí, el título en inglés. Es un torrente, como una cascada de frases, como un poema largo, flechas en el aire, dardos en la conciencia, notas de una composición trepidante, ideas que te siguen como una persecución de película. Im-presionante. Lo tienes que leer. El libro lo tengo yo aún. Es de la biblioteca para el préstamo. Lo devuelvo en unos días. No te preocupes. En un momento de la novela uno se cuestiona qué hacer si a uno no quieren que le localicen. ¿Tú qué harías? Espero que no seas de esos. Para que no te pierdas tú te pienso mandar una “hoja de Parra” el próximo 23 de junio, el ‘Día E, la fiesta de todos los que hablamos español’. Este año hemos preparado una actividad que consiste en escribir una postal. Por un lado está un anti-poema del también chileno, Nicanor Parra, y por el otro, lo típico de las postales, una parte en blanco en la izquierda, y dos líneas para la dirección en la derecha. Te invito a que vengas y escribas una postal a quien quieras. Nosotros nos encargaremos de hacérsela llegar a esa persona. Sí, también si quieres a tu tío Carlos, el que nunca te contesta y que vive en EE.UU. Tú pon el texto y la dirección. Le llegará seguro. Y le hará ilusión. Ya verás. Nos vemos en breve. Un abrazo. JL

  • Twitter
  • Facebook
  • RSS
Instituto Cervantes en Sídney

Instituto Cervantes de Sídney

22-24 City Road
Chippendale
NSW 2008
Sydney
Australia

Categorías │Categories

Calendario

noviembre 2018
L M X J V S D
« ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos.